El segundo día de deliberaciones sirvió para conocer la acción del denominado Cuarteto de Túnez, una organización
integrada por la Unión General Tunecina del Trabajo, la Unión Tunecina de la Industria, el Comercio y la Artesanía; la Liga
Tunecina de los Derechos Humanos y la Orden Nacional de los Abogados de Túnez. Moderado por el periodista Álvaro Montenegro,
el debate contó con la estelar participación de Ouided Bouchamaoui, expresidente de la Confederación de Industria, Comercio y Artesanía de Túnez (UTICA) y Houcine Abassi, secretario general de la Unión de Trabajadores de Túnez.

El panel estuvo integrado por la periodista Mariela Ramírez, activista del Movimiento Ciudadano Dale Letra; Keta Stephany, profesora universitaria y secretaria de Actas de la FAPUV; Felipe Capozzolo, presidente de Consecomercio, y Jorge Roig, expresidente de Fedecámaras y miembro del Consejo de Administración de la OIT.

La empresaria Ouided Bouchamaoui hizo un bosquejo de la situación vivida en su país y relató cómo “la sociedad civil mostró
a las partes en conflicto el mapa de ruta a seguir” para superar la crisis, “independientemente de las convicciones políticas”
de cada uno de los integrantes del cuarteto y de los negociadores.

El pueblo tunecino veía con extrañeza que empleadores y sindicalistas coincidieran, más aún en una situación de violencia
como la que vivía el país. Ya desde 2012 los representantes de ambos sectores venían conversando de manera bilateral, “lo que
permitió que lideraran” más tarde el acuerdo nacional. “Esto fue una lección para los políticos”, indicó Bouchamaoui, “que
vieron armonizar dos organizaciones antagónicas sus criterios en aras de alcanzar la paz”.

El momento más difícil que vivió el Cuarteto de Túnez fue cuando elevaron al gobierno un pliego petitorio, que contenía una
solicitud de abandono del cargo dirigida al propio presidente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí