El jefe negociador del proceso de paz colombiano fue el político, abogado y profesor, Humberto de la Calle, ponente que dio inicio a la jornada.

La periodista Vanessa Davies fungió como moderadora de este encuentro que tuvo como panelistas a Indira Urbaneja, activista por la reconciliación social y directora
de la ONG Reunificados; Américo Martín,
abogado y escritor; Sergio Sánchez, miembro de la Dirección Nacional por la Democracia y secretario del Frente Amplio, en
representación del chavismo disidente, y
Jorge Botti, expresidente de Fedecámaras.
De la Calle comenzó su disertación afirmando “que el papel que juegan los actores
políticos y económicos en las horas difíciles
que viven los países es el de resguardar la
democracia, como un sistema basado en el
disenso, que no da cabida a la polarización
ni al insulto”.
El experto detalló los hechos ocurridos
durante esos difíciles días transcurridos
en La Habana, Cuba, donde se reiniciaban
las conversaciones entre el gobierno y las
FARC, luego de varios intentos fallidos.
El político colombiano aseguró que los
factores cruciales que dieron pie a la negociación fueron “la fuerte incorporación de
la sociedad civil y del empresariado” y el
“predominio militar del Estado”, que vinieron acompañados de la participación de la
izquierda internacional y la confluencia de
potencias como Estados Unidos y la Unión
Europea, junto con la Organización de Naciones Unidas.
El 2 de octubre de 2016 el electorado colombiano dijo No a los acuerdos de paz, un
momento aciago para el abogado que admite que el conflicto “se degradó” demasiado
desde el mismo momento en que las FARC
cometieron actos de barbarie, que generaron una respuesta paramilitar “con un horror igual o superior”.
Las conversaciones se reanudaron y los colombianos celebraron un acuerdo gracias a
que se trabajó con una agenda concreta de
seis puntos, “algo que resultó clave”, según
de la Calle.
“La sociedad civil fue clave en el reinicio de
las conversaciones y la posterior firma del
acuerdo”, dijo el político colombiano. La
gente se volcó a las calles pidiendo la paz
y eso fue “lo que le dio fuerza” a las partes
para retomar el diálogo.
De la Calle explicó que en la mesa el Estado
y las Farc eran iguales pero “el trono moral”
estaba de parte del gobierno que era “la parte legítima y democrática”, y que la guerrilla era la que estaba al margen de la ley.
En el diálogo estaba claro que se respetaría
el Estado de Derecho, en el marco de una
“economía de libre mercado” y de respeto a
la propiedad privada.
Las FARC aspiraban a conseguir una amnistía total, pero de la Calle y el resto de su
delegación le hicieron saber a los insurgentes que “el mundo cambió” y que Colombia
haría cumplir el Estatuto de Roma. Finalmente, se logró una solución judicial, y se
abordó el tema del narcotráfico y los cultivos ilícitos, en el que las FARC aceptaron
asumir su responsabilidad.
El negociador del gobierno colombiano advirtió que este tipo de acuerdos “debe hacerse” fuera del país afectado. Relató que
durante el gobierno de Andrés Pastrana se
Humberto de la Calle
8 ACTUALIDAD EMPRESARIAL FEDECÁMARAS DICIEMBRE 2020
llevó a cabo un diálogo similar en la zona
desmilitarizada del Caguán, en Colombia,
“donde surgieron demasiadas interferencias” que hicieron inviable la discusión.
De la Calle hizo ver que “la profesionalidad
del personal diplomático de los países involucrados, a saber Cuba, Venezuela, Noruega y Chile, resultó crucial porque garantizó
la continuidad administrativa, sin importar
si había o no cambio de gobierno en esos
países que acompañaron a los negociadores colombianos”.
En la actualidad, las fallas en la implementación de los acuerdos de paz son atribuibles al hecho de que el gobierno que los
promovió perdió las elecciones, lo que
dio pie a la llegada “de los enemigos” del
acuerdo, al poder. De la Calle enfatizó que
fue el propio presidente Iván Duque quien
objetó “la Ley de Jurisdicción de Paz”, lo
cual generó una “profunda inseguridad”
entre los insurgentes que hoy se han sumado a la disidencia que actúa de manera
violenta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí